Blog

Logo del lugar de memoria

Red Colombiana de Lugares de Memoria

Mas noticias de este autor

Audiencia en el Congreso

Eventos
Imagen Portada

La Red Colombiana de Lugares de Memoria agrupa a más de 20 museos, centros y lugares de todo el país, que desde hace años trabajan por la búsqueda de la paz y la no repetición de los hechos violentos, a partir de la visibilización de hechos victimizantes y procesos de resistencia que aporten a la verdad y a una sociedad democrática que respete los DDHH.

La Red ha venido dialogando con diferentes ministerios y congresistas, en la perspectiva de lograr que el Estado colombiano pueda sostener y brindar acompañamiento a estos lugares de memoria que han surgido, en su mayoría, por iniciativas comunitarias en las diferentes regiones del país.

Cuando cesó el conflicto armado y la guerra, muchos países de América Latina, se vieron asaltados por un dilema: ¿Qué contar a nuestros hijos de lo sucedido?, ¿Lo debe contar el Estado o la sociedad civil?, ¿Cómo hacerlo?.

En Chile, Guatemala, Argentina y muchos otros países se crearon museos y casas de memoria, que cumplieron un rol fundamental en la educación para la no repetición. Se convirtieron en lugares creativos donde se reflexionó sobre lo sucedido, donde se dejaron de ocultar los hechos violentos y poco a poco se fue generando una nueva cultura de respeto a los Derechos Humanos. Muchos de estos procesos nacieron desde la sociedad civil, pero tiempo después el Estado los protegió y los mantuvo, sin acabar con la autonomía con la que funcionaban.

Colombia está cerca de pasar la página del conflicto armado y el tema de la memoria empezará a ser cada vez más importante. Hasta ahora la memoria ha sido una herramienta de las víctimas para reclamar un NO a la impunidad, pero ahora además, empieza a ser una manera de educar a las nuevas generaciones hacia la no repetición.

¿Y en Colombia? A pesar de no haber cesado el conflicto existen en diferentes regiones del país más de 20 de lugares físicos de memoria, asociados en red desde el 2015: bosques de memoria como en Cartagena del Chairá, museos como en Caquetá, casas de memoria como la de Tumaco o museos itinerantes como el de Montes de María son sólo algunos de ellos. También son miembros de la Red tres museos y centros de memoria con financiación del Estado como el del distrito de Bogotá, el de Medellín y el Museo Nacional de la Memoria (en construcción).

Estos lugares llevan años educando hacia el respeto a los Derechos Humanos, generando conciencia de que lo pasó nunca más debería repetirse. ¿Cree usted, lector, que este tipo de pedagogía es necesaria en el momento que vive el país?, nosotros pensamos que es más necesaria que nunca, porque es una herramienta valiosa que nos puede ayudar a voltear la página de la violencia y de su justificación.

Existe un debate abierto con el Estado colombiano pues la mayoría de estos lugares no cuentan con financiación estatal y sin ella están condenados a desaparecer. Lo cual contrasta con experiencias latinoamericanas en las que el Estado asume su deber de garantizar a la sociedad su derecho a la memoria. Este deber obliga al Estado a asignar presupuesto para estos lugares, pero quienes ejercen su derecho a la memoria, deben poder hacerlo con plena autonomía y el Estado asigna presupuesto porque es una de las formas de reparación simbólica contempladas en los procesos de transición hacia la paz. Para ello es urgente definir que estos lugares de memoria tengan juntas directivas democráticas donde las organizaciones de víctimas y de Derechos Humanos tengan voz y voto mayoritario para que la memoria no sea dirigida desde el Estado y para que estos lugares no sufran cambios drásticos al cambiar el gobierno de turno.

La red colombiana de lugares de memoria está planteando este debate desde más de 20 lugares de memoria de todo el país, convencida de que estos lugares de memoria, igual que en Argentina, Chile o Alemania pueden ser una muy valiosa herramienta para conocer lo sucedido, educando hacia el respeto a los Derechos Humanos.

Con ese objetivo se realizará el día 2 de junio una Audiencia Pública en el congreso titulada “El Deber de memoria del Estado y el derecho de memoria de los pueblos”. Su objetivo es dar a conocer la realidad de estos lugares de memoria y debatir cuál debe ser su rol y su articulación con el Estado en la actual coyuntura del país.

La Audiencia Pública ha sido convocada en conjunto con los congresistas Angela María Robledo, Alirio Uribe e Iván Cepeda, junto con FESCOL y el Colectivo Sociojurídico Orlando Fals Borda. Será transmitida por el Canal Congreso y Señal Colombia. Te invitamos a participar física o virtualmente. 

Para su participación se requiere previa inscripción aquí.

Lugar: Salón Boyacá, del Capitolio Nacional

Fecha: Jueves dos (2) de junio de 2016

Hora: 8:00 a.m. a 1:00 p.m.


Agenda

Panel 1: Los lugares de memoria histórica.

- Hermana Maritze, Trujillo

- Soraya Bayuelo, Montes de María

- Ángela María Moreno Salazar , San Carlos

- Pablo Cala, Colectivo OFB, cementerios como lugares de memoria

- Lucía González, los lugares de memoria

Panel 2: El deber de memoria del Estado. 

- Jefferson Jaramillo, Universidad Javeriana

- Patricia Linares, Centro Nacional de Memoria Histórica

- Ángela Giraldo, víctima

- Margarita Ruiz Silva, Movice

- Representante Harry González

- William López, Universidad Nacional

- Paula Gaviria, directora de la Unidad de Víctimas

Panel 3: Los lugares de memoria histórica en el posconflicto.

- María Camila Moreno, ICTJ

- Camilo González, director de INDEPAZ

- Todd Howland, Naciones Unidas

- Rafael Pardo, ministro del Posconflicto

- Jorge Eduardo Londoño, ministro de Justicia


Intervenciones de funcionarios e invitados:

- Ministra de Educación, Gina Parody

- Alto Comisionado para la Paz, Sergio Jaramillo Caro

- Fiscal general de la nación (E), Jorge Fernando Perdomo

- Director general del Instituto Nacional de Medicina Legal, Carlos Eduardo Valdés

- Procurador general de la nación, Alejandro Ordoñez Maldonado

- Defensor del pueblo (E), Alfonso Cajiao Cabrera

- Contralor General de la República, Edgardo Maya Villazón

- Ministro de Hacienda y Crédito Público, Mauricio Cárdenas Santamaría

- Director FESCOL, Lothar Witte

- Coordinadora de proyectos de FESCOL, Alejandra Trujillo

- Director Unidad de Tierras

- Embajador de Noruega, Lars Vaagen

- Embajadora de Suecia, Marie Andersson de Frutos

- Embajador de Cuba, José Luis Ponce Caraballo

- Coordinador Residente y Humanitario de las Naciones Unidas en Colombia, Fabrizio Hochschild

- Coordinador Área de Paz, Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, Alessandro Pretti

- Coordinadora Protección, Comité Internacional de la Cruz Roja, Delphine Van Solinge

- Coordinadora Adjunta de Protección, Comité Internacional de la Cruz Roja, Deborah Schibler

- Coordinadora Fondo de Justicia Transicional, Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, Isabel Albaladejo Escribano

- Coordinadora Regional Delegación Sudamericana, Fundación Mundubat, Dolores Queiro

- Directora Asociación Menonita para Justicia, Paz y Acción no violenta – JUSTAPAZ, Jenny Piedad Neme Neiva

- Director del Observatorio de Derechos Humanos, Coordinación Colombia Europa Estados Unidos, Alberto Yepes

- Presidente Comisión Colombiana de Juristas, Gustavo Gallón Giraldo

- Movimiento Nacional de Víctimas de Crímenes de Estado – MOVICE