Blog

Logo del lugar de memoria

Centro de Acercamiento para la Reconciliación y la Reparación CARE

Mas noticias de este autor

Línea de tiempo Nodo Antioquia

Artículos
Imagen Portada

Cuatro lugares de memoria de Antioquia han emprendido la tarea de construir líneas del tiempo a partir de hechos que han marcado su historia. Un ejercicio que no sólo busca contar eventos dolorosos sino también procesos de construcción social, relatos de heroísmo que les han permitido resistir al olvido, la indiferencia y el silencio que los aisló unos de otros. Relatos que solo las comunidades pueden contar y que al hacerlo tienen el poder de transformar a nuestra sociedad.

Durante su construcción se recuperaron espacios de confianza, se consolidaron los lazos de comunidades que tejen a través de sus relatos los hilos rotos de la historia de una región. Este trabajo también tiene como objetivo contribuir al importante y necesario trabajo que adelantará la Comisión de Esclarecimiento de la Verdad, la Convivencia y la No Repetición.

“Conocer nuestra historia nos permite estar en los zapatos del otro para poder dar el paso a la construcción y aportar a nuestra nación”, afirma Ángela Moreno Salazar, lideresa del Centro de Acercamiento para Reconciliación y la Reparación -CARE en San Carlos, Antioquia. Porque la Comisión de Esclarecimiento de la Verdad necesita de la participación activa de las víctimas del conflicto armado y de los lugares de memoria que han estado en medio de la guerra en muchos territorios de Colombia.

Los encuentros a través de los cuales se construyen las líneas del tiempo permiten recoger las historias de los municipios de Pueblo Bello Antioquia ubicado en el Urabá Antioqueño donde está el lugar de memoria Remanso de Paz; Granada con El Salón del Nunca Más; San Carlos con el Centro de Acercamiento para Reconciliación y la Reparación -CARE de San Carlos, y Medellín con el Museo Casa de la Memoria.

San Carlos como anfitrión y las personas que allí trabajan, en un voluntariado que se convierte en un verdadero ejemplo de amor, los llevaron a recorrer la ruta de la memoria. Un recorrido que les permitió conocer los murales, el jardín de la memoria, la casa en la que funciona el CARE, otrora lugar de muerte y hoy de esperanza. La apertura de este encuentro tocó las fibras de los participantes a través de la obra de teatro “La Gata en el ventana”, hecha en memoria de los animales del pueblo que también vivieron la guerra y que busca mostrar otra mirada de la realidad del conflicto.

Las líneas del tiempo permitirán conocer desde la voz de los que han vivido en el territorio, la historia de esta región desde 1998 hasta el presente. Porque las personas que se han dedicado al empecinado ejercicio de la memoria entienden que a través de ella será posible conocer y escuchar las historias que se han contado en voz baja o que aún permanecen guardadas en imágenes que el tiempo ha vuelto amarillas y que nos pueden ayudar a entender como sociedad lo que ha sucedido en nuestro país.