Comparte

RELATOS DE RESISTENCIA

Categoría

Relato

Fecha de Publicación

03.26.2019

Contenido relacionado

Descargue documentos relacionados

Cartilla Un tejido social para la verdad, la resistencia y la convivencia pacífica.pdf

La Red Colombiana de Lugares de Memoria: Un tejido social para la verdad, la resistencia y la convivencia pacífica
Por: Prueba

La mayoría de los lugares de memoria en Colombia tienen una serie de particularidades: nacen antes de la Comisión de la verdad y de la Ley de Víctimas y son de iniciativa de unas comunidades que se han jugado la vida haciendo memoria en medio del conflicto armado y socio político. Las comunidades estamos conscientes de la deuda histórica que existe sobre el trabajo que hemos realizado como lugares y como Red Colombiana de Lugares de Memoria y en este sentido, en esta publicación presentamos los relatos de cómo y por qué nació la Red y cada uno de los lugares que la componen. Los capítulos en los que está organizada, corresponden a la estructura por nodos de la Red: Pacífico, Caribe, Sur oriente y Antioquia.

La Red se ha convertido en un espacio de encuentro, de intercambio de saberes, de construcción colectiva. Este encuentro ha permitido, como dice Hicho indígena Wiwa de la Sierra Nevada de Santa Marta:

“Hace muchos años creíamos que estábamos solos, pero mi mamá tenía razón cuando me dijo Hicho, algún día te vas a encontrar con personas que han sufrido más que nosotros. Decir lo que había pasado no se podía, porque se decía que si no era de un lado era del otro. Después de lo que hemos vivido no vemos debilidades, debilidades las tiene el que hizo tanto daño a vidas y especies. Tenemos soluciones en vez de debilidades porque somos ejemplo de permanencia en el territorio y porque estamos reunidos aquí. El espacio que tenemos es todo el territorio colombiano, tenemos el derecho de contar en donde sea en una carretera, en un puente, en un río... Una mayor me dijo: hoy hablan de desactivación de las armas, de las minas, de los cilindros, pregúntales quién va a desactivar esa bomba interna que quedó en la cabeza de las madres, cuándo van a llevar a las madres para que les digan disculpen, nos equivocamos. No podemos permitir que cojan la palabra de la paz para beneficio económico. Esta iniciativa no es del Estado, ellos saben qué pasa. La solución es dejar a nuestros hijos y a nuestros nietos lo que nosotros luchamos, un camino de paz. La memoria es un árbol, es una piedra, es un nacedero, por eso nunca lograron sacarnos de nuestro territorio”